La muerte del último lector: Blanchot, Kafka y la “lectura literaria”