La verdad tiene que estar exactamente en lo que jamás puedo comprender